Después de pasar por Tannen’s, seguimos andando en dirección a la otra tienda de magia que tenía en mi lista.

Esta vez es: Fantasma Magicshop. Situada en el 421 de la calle 33 con la 7ª avenida de Nueva York.

Casi se nos repitió la historia. Llegamos al lugar indicado por Google Maps, y la tienda no aparece. Estamos en una calle más que normal, con unas puertas de almacenes a un lado y unos pubs irlandeses al otro.

  • ¿Seguro que es aquí?
  • Hombre, yo diría que sí. Al menos es lo que dice Google. Espera a ver si podemos pillar la Wi-Fi del pub… sí, sí parece que sí…

Después de pasar 4 o 5 veces entre las puertas de los bares, decidimos probar suerte en una portería, aún más cutre que la de Tanen’s.

Entramos y preguntamos al portero si la tienda de magia estaba en ese edificio.

El portero sonrió como pensando “otro freak de la magia”, nos hizo una foto a mi novia y a mi, y nos la imprimió en una etiqueta adhesiva: “VISITORS”.

Tomamos el ascensor hasta la 4ª planta y al llegar a la planta encontramos la tienda. Unas letras de neón nos daban la bienvenida “FANTASMA”.

El estilo de la tienda es totalmente diferente a Tannen’s. Nada más entrar se topa con el pequeño museo dedicado a Houdinni.

Podemos ver las esposas que utilizaba en sus escapismos, camisas de fuerza y otros artículos originales del mago. Es como estar en el Hard Rock Café dedicado a Houdinni, muy recomendable.

Al otro lado del museo encontramos el mostrador, repleto de barajas de cartas y otros objetos mágicos. Junto mostrador hay un pasillito estrecho con una estantería repleta de libros y DVD’s.

Al volver del pasillo me encontré con una jaula, dentro había un conejo. Aunque creo que no cabría en ninguna chistera… ¡tenía un tamaño acorde a la media del país!

Al lado de la jaula había una vitrina con los recuerdos de otros magos que habían pasado por la tienda: fotos, barajas firmadas, etc.

En esta tienda no me compré nada, ya que había gastado todo mi presupuesto mágico en Tannen’s, pero si que me llevé un truco de magia.

El dependiente estaba atendiendo a un par de chicos, habituales de la tienda, corrigiendo algún pase o técnica. Entonces se le ocurrió hacer un truco especial para magos. Más que truco, era una broma para magos. La cara del chico fue un drama al ver que le habían tomado el pelo, en cambio su compañero se partía de risa.

Después de eso, el dependiente me preguntó si me podía ayudar, le dije que sólo estaba mirando, y me preguntó si sabía como funcionaban las cartas ESP.

– ¿Cartas ESP? No me suenan…

– Son unas cartas que sirven para la percepción extrasensorial.

– Ostras, pues no se como funcionan…

– Mira, elige una carta.

Y ahí empezó la magia. Aún no se cómo funcionan esas cartas, pero la verdad es que el truco aunque era sencillo me dejó una sensación de “no sé como puede haber coincidió toda la serie de cartas… tendré que investigar el tema”.

Tengo que decir que, como sensación general, me gustó más Tannen’s pero esta tienda también tiene su rollo.

Si vais a la Gran manzana y os apetece visitarla, ya sabéis. Al lado de los pubs irlandeses se esconde esta tienda. Y al salir siempre os podéis tomar una Brooklyn brewery a mi salud.

No olvidéis compartirla y suscribiros al newsletter. También podéis seguirme en mis redes sociales: Twitter,  Instagram y Facebook.

 

Nos vemos en la siguiente.

 

K.