Hace unos días entrevisté a Pere y al acabar nuestra charla le dije que en Febrero iría a ver su espectáculo, Peresonal, en Barcelona.

Durante la semana me coordiné con mis compinches y decidimos ir el viernes al Rei de la Magia.
Para no sufrir con el horario decidimos salir con tiempo e ir en tren.

Ding dang dong “Se informa a los señores pasajeros que por una avería en la estación de Sants, los trenes pueden sufrir retrasos y un aumento del tiempo de espera en las estaciones que puede incrementar a medida que se vaya acercando a la estación de la incidencia, pudiendo superar los 30 minutos” Ding dang dong

No puede ser… otra vez llegaré justo al teatro… Decidimos tomar una ruta alternativa y coger el metro, lo que nos dio unos minutos extras. Al final llegamos con tiempo suficiente como para tomar una cañita antes de entrar al teatro.

IMG_7027.JPGLa mesa estaba preparada, el tapete dispuesto y el público sentado. Después de un pequeño video de presentación apareció Pere en el escenario con un “As” en la manga.

Yo ya sabía qué tipo de magia hacía así que me tenía ganado. Fueron cuatro chistes para caldear al público y empezó la magia.

Tirando un poco del típico tópico catalán, abrió el show con un “roto y recompuesto” bastante interesante, ya que no lo hace ni con un periódico ni con cartas… pero no os quiero hacer spoiler.

Nos preguntó si queríamos saber el truco y una espectadora dijo: “no hombre, que si no pierde la gracia” “tranquila que os lo explico de mentira que esto lo hacen mucho los magos…” risas en el teatro y seguimos con el juego.

Pere fue variando entre diferentes disciplinas de la magia de cerca-salón, cartas, monedas, incluso se atrevió con grandes ilusiones, en pequeñito, pero no por eso menos interesantes.

Una versión de la dama cortada por la mitad muy interesante. Y como grande… ¡la aparición de un dinosaurio elegido libremente por el público!

El ambiente distendido fue el tono del espectáculo, pero eso no significa que la magia fuera de “estar por casa”.

Salieron a escena las monedas, una rutina de “monedas de mano a mano”, en manos del espectador sencillamente perfecta. Hay que decir que es otro de mis juegos “fetiche” desde que se lo vi hacer a Luis Piedrahita y a Joaquín Matas, me dije a mi mismo que tenía que aprender ese efecto.

Justo después enlazó con unas monedas a través de la mesa también genial.

Los juegos con cartas fueron igualmente brutales: cartas firmadas que viajan, cartas que inexplicablemente cambian de lugar ¡montó un lío con damas rubias y morenas de aquí te espero!

Hizo un efecto donde lo que cambiaba de lugar no era la carta, ¡era la firma! A algún espectador se le cayó la mandíbula al suelo con ese truco. Además no fue lo único que se cayó, hubo un par de teléfonos en modo avión que tuvieron un “aterrizaje forzoso”.

Más monedas y cartas y sobretodo más chistes.

Acabando el show, se puso un poco más serio, nos metimos en el mentalismo. Una espectadora intentó hacerle la pirula, pero no lo consiguió. Pere siguió adivinando dónde estaba la moneda pese a las tretas de la “malvada” voluntaria.

Como efecto final Pere nos contó la teoría del mono infinito. Un juego con un libro muy, muy interesante.

Y como colofón un número que me dejó flipando! No os voy a hacer spoiler, os voy a recomendar que vayáis a verle.

La semana que viene sigue actuando en el Rei de la Magia, así que ya sabéis qué os toca… Hace una semana escuchaba en “La oreja mágica” que no es cuando el mago llena un teatro cuando hay que apoyarle, es cuando empieza llenando mesas en teatros más humildes cuando hay que estar ahí.

 

Yo parece que empiezo aplicarme el cuento. ¿Y vosotros?

 

Nos vemos en la próxima.

No olvidéis compartir la entrada y suscribiros al newsletter. También podéis seguirme en mis redes sociales: Twitter,  Instagram y Facebook.

 

K.