Hoy os presento otra tienda de magia en Barcelona, Mágicus.

Puede que penséis que en el centro de la Ciudad Condal sólo hay sitio para las grandes marcas como Dolce & Gabanna y Loewe… y para los grandes grupos de tiendas como Inditex. Pero cuando buscas un poco, siempre encuentras un recoveco donde aparecen tiendas pequeñitas pero con un encanto especial: este es el caso de Mágicus.

Está situado a apenas 2 calles de la “milla de oro” barcelonesa, Passeig de Gràcia.

Es una tienda que no destaca especialmente sobre el entorno, pero su letrero de neón verde se encarga de reclamar la atención de cualquier mago que pase por la zona.

Es un poco como la casa de Sirius Black , en Harry Potter. Sólo los magos pueden saber dónde está, en cambio los muggles pasan por delante ajenos a su existencia.

 Su escaparate de cristal siempre está lleno de barajas de cartas, veladores, chisteras de múltiples colores y algún que otro artículo de broma. Dos puertas de cristal con unos pomos hechos con cartas separan el mundo muggle del mundo mágico.tienda-magicus-3

 Entramos y podríamos dividir la tienda como en dos secciones, la sección de artículos de broma y la sección mágica.

Si os soy sincero, nunca me he parado más de 30 segundos en la zona de artículos de broma, pero en su mostrador de cristal abundan los ratones falsos, los globos de pedorretas, las placas de platos rotos y todos estos “gadgets” que no le pueden faltar a un buen bromista.

 En el centro de la tienda hay una vitrina con un montón de barajas y otros artículos de magia, y hace la vez de línea divisoria de la tienda. Pasada la vitrina la magia inunda la habitación.

p1030415Otras 3 vitrinas grandes con puerta de cristal exponen artilugios, chisteras, veladores y cartas gigantes, justo al lado una estantería repleta de libros de magia.

En dicha estantería podemos encontrar de todo: grandes clásicos como La Gran Escuela Cartomágica, El Canuto, La Nemónica de Juan Tamariz, El Bobo… y otros libros de más reciente publicación como Trabajando en casa de Dani da Ortiz o El Arcoíris mágico del ya mencionado Tamariz. ¡Quién tuviera esa biblioteca!

 En el mostrador de magia también podemos ver un muchos pequeños artilugios para hacer trucos: cajas okito, monedas, candados imposibles…

 Me gusta mucho pasar por esta tienda aunque sólo sea para mirar. Siempre entra alguien pidiendo algún juego en concreto o un padre que le quiere regalar su primer juego de magia a su hijo por su cumpleaños.

Entonces llega mi momento favorito: las demostraciones de los juegos. Es ese momento cuando te acurrucas en un rincón para no molestar a los dependientes mientras hacen su trabajo y a los clientes mientras alucinan con los efectos.

Por eso me encanta pasarme por las tiendas de magia.

 Si os pica la curiosidad encontraréis este rincón mágico en la calle Diputació 274 esquina con Pau Claris, en Barcelona.

Hasta cuando queráis.

No olvidéis compartirla y suscribiros al newsletter. También podéis seguirme en mis redes sociales: Twitter,  Instagram y Facebook.

K.