Me llegó un mensaje privado por Twitter de uno de los integrantes de Un mago en tu vida. “¿Te apetece venir a vernos?”

Después de superar el alucine inicial, obviamente les dije que sí. De hecho, ya se me escaparon una vez de El Rei de la Màgia y eran un grupo de magos al que tenía ganas de ver, así que qué mejor día que el pasado viernes.

 Llegó el ansiado día y en Barcelona estaba cayendo “la del pulpo” y “la del atún” juntas, pero ¡todo por la magia! Me presenté en la sala a la hora indicada (para variar llegué una hora antes del show). Como era temprano me coordiné con Pere Rafart para hacer la previa antes de entrar a la sala.

 La sala Cincómonos es bastante interesante, tienen diferentes espectáculos en marcha y los viernes a las 23 h es cuando “ponen un mago en tu vida”.

El show funciona como una pequeña gala.

Aparece Xavi García, a modo de maestro de ceremonias, y empieza la magia con una rutina deliciosa de bolas de esponja.

A continuación vimos a Israel Belchi que proponía una magia de cerca muy chula e interesante. Tubo una “suerte” tremenda eligiendo a los espectadores, que como mucho podían acercarse a 22cm, eso dice la ley de la magia de cerca.

Ases, monedas, colores robados… un show fantástico que provocó reacciones de “OOOH” y algunas risas. Las risas, a parte de provenir de los espectadores, salían de la cabina del técnico de luces, que se lo estaba pasando en grande con las caras de la espectadora que salió a ayudar a Israel.

 Cuando Israel acabó su parte del show, Xavi nos deleitó con un pequeño número de mentalismo que me gustó mucho: pizarras, cartas, libros… ¡pero no quiero daros todos los detalles!

 El siguiente en subir a la palestra fue Jordi Saín, que nos propuso un viaje de 5 estaciones, antes de comenzar nos preguntó si algún espectador se mareaba porque llevaba biodraminas.

Su show de magia de cerca al igual que el de Israel fue genial, caos, orden, representación de la mente… simplemente increíble. Y su último efecto… de los que te da un telele.

 En la última aparición de Xavi nos enganchó con una rutina de bolas imaginarias que no deja indiferente, y menos si tienes la suerte de ser escogido para ayudarle…

 Apareció Jaume Martín para revolucionar al público antes del gran final. Su acto era más de magia de salón. Podríamos decir que la parte de Jaume, fue la que más “problemas técnicos” tuvo.

No es que le fallaran los efectos ¡para nada! Por problemas técnicos me refiero a que a veces los espectadores confunden ciertos alimentos y que su ayudante rubia rubísima no pudo llegar al teatro por causas de la lluvia, pero con todo y con eso consiguió hacer su gran ilusión. Que por cierto me dejó alucinado.

 Como colofón final salieron los 4 magos al escenario y una lluvia de cartas cerró el show.

22cm es un gran espectáculo, os lo recomiendo muchísimo. La buena magia está donde menos te lo esperas, esta semana la encontré entre 4 magos y la lluvia.

Cosas de la magia.

Nos vemos en la siguiente.

Por cierto, casi se me olvida, 22 centímetros está todos los viernes en la sala Cincómonos. ¡No os lo perdáis!

No olvidéis compartirla y suscribiros al newsletter. También podéis seguirme en mis redes sociales: Twitter,  Instagram y Facebook.

K.