Hoy me gustaría hacer una pequeña reflexión sobre lo que yo llamo “el círculo mágico”.

 Para mí es algo de reciente descubrimiento, cuando digo reciente me refiero en el último año.

El círculo mágico es una zona de confort que deberíamos tener todos los magos, no me refiero a sociedades mágicas como la SEI o la AMIC por citar algunas, me refiero a un grupo de compañeros de magia.

Saliendo de nuestras habituales “victimas”: familia, pareja, amigos… El círculo mágico sirve para probar nuestros efectos, para que otro mago dé su opinión, para mejorar, para motivarse y para seguir aprendiendo magia.

Como probablemente habréis descubierto ya, si sois aficionados a la magia, leer libros de magia puede ser tremendamente aburrido. Ya lo he dicho, ahora podéis lapidarme si queréis, pero en el fondo sabéis que es verdad.

 Pero todo esto puede cambiar si encuentras el círculo mágico adecuado.

“Mira qué efecto más chulo, ¿quieres que te lo enseñe? Mira haces esto y esto, aquí haces una pausa y aplicas este pase que encontrarás en tal libro pero yo lo hago de esta forma…” Entonces leer libros de magia se vuelve interesante, cuando los usas como una enciclopedia para solventar problemas y no como un libro de texto “clásico”.

Mi círculo lo forman 2 personas además de mi, aunque poco a poco va a ir aumentando de tamaño.

 Lo cojonudo del tema es que no hace falta buscarlo, se forma solo. Encuentras a un amigo que también le gusta la magia, empezáis a quedar de vez en cuando para hacer “unas magias” y de repente ya no son reuniones de 2 si no que son de 3 y así sucesivamente.

 Así que aquí va mi reflexión: El círculo mágico es nuestro refugio de práctica y de inseguridad, nuestra zona de confort, nuestra zona de aprendizaje y donde poder expresar nuestra frustración. Si no lo habéis encontrado aún, no os preocupéis aparecerá como por arte de magia y si ya lo tenéis tratad de expandirlo o unirlo con otro, al más puro estilo de los Aros Chinos.

Hasta cuando queráis.

No olvidéis compartir la entrada y suscribiros al newsletter. También podéis seguirme en mis redes sociales: Twitter,  Instagram y Facebook.

 

K.