Como bien sabéis hace poco que pasaron los Reyes Magos por nuestras casas, y en la mía me dejaron unas entradas para ir a ver a uno de mis magos favoritos, el Mag Lari.

Este año ha estrenado un show que se llama 25 il·lusions y conmemora sus 25 años sobre los escenarios. Tenía muchas ganas de verle y como los Reyes lo saben todo, pues cumplieron mi deseo. 

 Llegamos temprano al teatro, me encanta cuando mi mujer me acompaña a ver magia, unas palomitas y unas bebidas antes de entrar para hacer un poco de tiempo. Cuando faltaban 20 minutos para empezar el show, ya nos dejaron ocupar nuestras localidades.

 Lari nos esperaba con un video dónde salía él en primer plano; esperando a que nos fuésemos sentando, con una banda sonora genial que me recordaban algunos de sus números de espectáculos anteriores.

 ¡Flash! Y empieza el show. El ritmo es brutal, las grandes ilusiones pasan de una a otra sin apenas tiempo de asimilarlas. BOOM, BOOM, BOOM…

 Después de este arranque espectacular aparece el inconfunduble Mag Lari, no es que no estuviera en escena hasta ahora, es que no le había dado tiempo a hablar con tanta magia. Si lo habéis visto alguna vez, sabéis a lo que me refiero: elegante, como siempre, y guasón con los espectadores. Nos promete 25 ilusiones durante el show y con la colaboración de sus ayudantes nos garantiza un show que no olvidaremos con facilidad.

 Como siempre puesta en escena impecable y un detalle que me encantó, fue que el escenario contaba con bambalinas y patas de diferentes estampados, me pareció muy original. vertic_880_0

 No quiero desvelar los efectos que realiza, porque lo que quiero es que os animéis a ir al Teatre Condal a verle, porque vale la pena.

 Ilusiones de todo tipo pero sobre todo, con la “marca de la casa”. Efectos grandes, otros pequeños, personas cortadas, bolas que viajan, buena música y coreografías hacen que los 90 minutos que dura el show se pasen en un suspiro.

 La verdad, no tengo palabras para explicar las sensaciones que transmite, el ambiente que crea y la magia que hace.

 Tan sólo me queda animaros a que si tenéis la oportunidad vayáis a verle, no os arrepentiréis.

No olvidéis compartir la entrada y suscribiros al newsletter. También podéis seguirme en mis redes sociales: Twitter,  Instagram y Facebook.

Hasta cuando queráis.

K.