Magia con K

Haciendo magia infantil

El miércoles pasado debuté como mago infantil. Sí, sí, infantil… Yo tampoco lo hubiese dicho nunca que mi primera actuación ante un “público no amigo” sería con niños, pero
se me presentó esta oportunidad y no quise desaprovecharla.

 A raíz de colgar el vídeo del canal DLMlife, me llegó un mensaje de una antigua compañera del colegio. “Estamos trabajando la magia con los niños ¿te gustaría venir a la escuela y hacerles un poco de magia?”

 No hace falta que os diga que contesté que “sí”, porque si no, no estarías leyendo esta entrada. Pero una vez me comprometí a hacer magia para los “peques” tocaba la parte más “difícil”… elegir que juegos hacer y como adaptarlos a los niños.

 Gracias a las clases de magia infantil del Instituto de Magia, conseguí una rutina de 5 juegos muy visuales y totalmente fuera de mi zona de confort. El show constaba de 3 efectos consecutivos con bolas de esponjas, una rutina de cuerda y un pañuelo que cambiaba de color.

 Tengo que decir que las bolas de esponja las tengo más trabajadas que el resto, pero incorporé dos rutinas nuevas a parte de la que normalmente hago, o ensayo, para el “show de adultos.

 Fue muy gracioso porque en los días previos a la actuación las visitas a las tiendas de magia se intensificaron, quería que todo estuviese perfecto para el “estreno” y si eso implicaba invertir en material nuevo y reluciente, pues se invierte.

 Cualquier excusa era buena para ensayar algún efecto de los que quería hacer en la escuela y quería llegar lo “más rodado” posible. Así que asalté a todos los familiares y amigos que pude.

 Por fin llegó el día, a la hora convenida estaba en la recepción de la escuela, envuelto en una sensación de nervios y nostalgia. Volver a pisar esos pasillos, subir las escaleras… Aunque la decoración es diferente sigue siendo “el cole”. Encontré a muchos conocidos, antiguos profesores y compañeros que ahora están “al otro lado de la barrera”.

 Llegué al “Aula Singular”, donde tenía que actuar, es un espacio que ya conocía porque había representado obras de teatro cuando estudiaba allí. Así que tan sólo me tenía que cambiar, ponerme en mi papel de mago y salir con ganas de pasármelo bien.

 Siguiendo el consejo de Iván Santacruz, opté por una vestimenta colorida y a mi entender divertida: calcetines de colores dispares, un zapato de cada color… y creo que a los niños les gustó.

 Cuando estaban las 3 clases de infantil (P3-4-5) sentadas, aparecí por un lateral del escenario, dispuesto a hacer las delicias de un público entregado, pero ¡HORROR! ¡Mi maleta de magia tenía vergüenza y no se quería mover! Suerte que los niños la saludaron y se le pasó; así que pudimos empezar el show.

 Es muy curioso como reaccionan los niños a la magia. Ellos deciden dónde y cuando se produce el efecto, cosa que puede coincidir con la intención del mago o no. Pero eso es lo que lo hace tan divertido.

 La verdad que después de la actuación me sentí muy feliz y una avalancha de niños corrieron a abrazarme. Es muy gracioso cuando estos pequeñajos reaccionan de esta manera, tenía la sensación de ser Gru y ellos mis “minions” con bata de cuadros.

Cuando ya estaba recogiendo, apareció un niño, este ya un poco más mayor. Era el hijo de mi antiguo profesor de informática. “Que me había visto por youtube y que su padre decía que me conocía… “Así que puedo decir que más o menos conocí a “mi primer fan”. Cuando los peques se habían marchado me quedé con él a hacerle un poco de magia con cartas y esponjas. Él lo disfrutó mucho y yo también.

 La verdad es que acabé encantado de haber hecho magia para los alumnos de infantil en mi antiguo colegio. Así que ya les dije a las profes: si alguna vez me necesitáis “dadme un silbidito”.

Sólo me queda agradecer a todos los que me han ayudado, a sabiendas o sin saberlo a debutar como mago. A los profes del Instituto de Magia, por guiarme y ayudarme. A La Mercè Martorell por contar conmigo para la magia. A mi família y amigos por aguantarme durante mis ensayos, Y quería darle también las gracias a Xavi Garcia (de Un mago en tu vida) porque, aunque él ya lo sabe, los “fius fius” ¡son unas palabras mágicas de primera!

 Foto 14-2-18 17 10 19 (1)

Hasta cuando queráis.

No olvidéis compartirla y suscribiros al newsletter. También podéis seguirme en mis redes sociales: Twitter,  Instagram y Facebook.

K.

Categorías: Blog, Espectáculos

Hablando de magia con: Mag Lari » « Resaca mágica.

2 Comentarios

  1. Jo, enhorabuena!! Me alegro mucho de que haya gente que todavía disfrute la magia tanto haciéndola como viéndola. Yo hace unos meses que empecé a aprender seriamente dentro de mis capacidades temporales (no me da ni tiempo para estudiar). Y les hago trucos a los amigos y a veces hay alguno que se pasa de listo e intenta dejarme en evidencia. Al leer tu post me he llenado de ánimos otra vez para seguir avanzando cada día. Gracias por hacer la magia posible y sigo leyéndote 😊

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Copyright © 2018 Magia con K

Tema por Anders NorenArriba ↑

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar