Como ya es costumbre, siempre que salgo de viaje me gusta pasarme por las tiendas de magia de la ciudad donde voy. Obviamente no las visito todas porque asi tengo excusa para volver a esa ciudad. Hoy os descubro la tienda Davenport’s de Londres.


Antes de empezar el viaje, busqué donde se encontraban las tiendas de magia de Londres y me fijé en esta tienda. Fue fundada en 1898, así que probablemente sea una de las más antiguas de Europa, la más antigua es el Rei de la màgia de Barcelona fundada en 1881, y eso es razón suficiente como para hacerles una visita.

Como estábamos cerca fuimos andando, aprovechando el paseo para disfrutar de esta mágica ciudad, tardamos unos 10 minutos desde la National Gallery. Por fin llegamos al punto indicado en el mapa, 7 Charing Cross Strand, London. Empecé a buscar el escaparate pero no lo encontraba. Decidimos dar la vuelta a la manzana porque el puntero de google maps marcaba el centro de la isla de casas, así que pensamos que puede que estuviera por la parte de atrás. Pero no, la tienda no estaba… Tras el momento de crisis de “a ver si he mirado mal la dirección o ¿puede que ya no exista?” recordé una cosa que me había comentado mi amigo Micky Conesa, cuando le pregunté por la tienda: “está en el metro”. En ese momento no le dí importancia al comentario pero al no encontrar la tienda decidí hacerle caso.

Fue genial decirle a mi mujer que la tienda estaba en el pasillo del metro. Me miró levantando la ceja: “De verdad que me traes a cada sitio…”

Encontramos la entrada al metro y justo al bajar las escaleras allí la encontramos.

La sensación de bajar al metro para ir a una tienda de magia fue muy interesante, casi tanto como cuando fuimos a Tannen’s en Nueva York, creo que le da ese toque misterioso y mágico. Es como encontrar la entrada a Diagon alley (Callejón Diagón), un lugar donde sólo los magos pueden entrar.

El escaparate es largo y todo de cristal, donde se exhiben algunos de los juegos y libros que puedes encontrar en su interior. Empujamos la puerta de cristal y ¡para dentro!

Un mostrador largo te da la bienvenida a la tienda, 2 dependientes y toda la tienda repleta de vitrinas con objetos expuestos: Esposas, cubiletes, barajas, bolas de esponja…
Detrás del mostrador 2 dependientes que estaban practicando juegos el uno con el otro.
A la derecha del mostrador había una pequeña sección dedicada a las barajas de cartas, obviamente habían “bikes” pero curiosamente predominaban las barajas no tan comunes aquí en España: Citizens, Artisan, Imps, Monarchs, entre muchas otras.
La ventaja de las tiendas físicas es que les puedes pedir que te enseñen las barajas de muestra y así puedes probar los acabados, ver el diseño de las cartas y darles un par de mezclas antes de comprarlas.
Los dependientes fueron muy atentos, aunque no muy habladores, todo hay que decirlo, me enseñaron todas las barajas que les pedí y me respondieron las preguntas que les hice, así que el trato con el cliente no habitual lo puedo calificar de bueno.
Me gustó la tienda, sin duda tiene ese “aire” que se respira en las tiendas antiguas como Tannen’s, el Rei de la màgia o Magiaestudio.
Así que os animo a que os dejéis caer por la tienda si es que estáis por la ciudad de Londres.
La ventaja de Londres es que el centro está muy compacto y podéis ir andando a todos los “puntos clave” en muy poco tiempo. Si os queréis pasar por Covent Garden seguramente encontraréis magos actuando en la calle y un puestecito donde venden juegos de magia.

Londres tiene mucha magia, tan sólo hay que saber verla.

No olvidéis compartir la entrada si os ha gustado y suscribiros al newsletter. También podéis seguirme en mis redes sociales: Twitter,  Instagram y Facebook.

 

Hasta cuando queráis.

K.