Mentalimpro 4, el mejor hasta la fecha.

Es jueves y como ya viene siendo habitual toca mentalimpro. La semana anterior Adolfo nos dijo que en el espectáculo 4 le gusta liarla un poco, así que venía con las expectativas bastante altas.

Suena la canción de los Peakys y entra Adolfo en escena, serio, sin más. Normalmente se presenta al público, pero esta vez permanece callado.

Suena una música, que al 4º show ya me es familiar y comienza con el “homenaje a su padre”.

El espectador elegido fue justo el que estaba detrás mío, con lo que pude oír los comentarios que hizo después del efecto de lectura mental y la verdad es que estaba flipando.

¡Empieza el show! Ahora Adolfo se presenta al público, explica como funciona la pizarra del demonio y se elige la primera experiencia. Aunque se le quedó un poco como un “coitus interruptus” porque el espectador leyó en voz alta la experiencia elegida antes de hora, pero aún así la disfrutamos.

Primera experiencia: Juego de magia.

Con la sorpresa de la revelación precoz de la experiencia, Adolfo nos mostró cuál fue el primer juego de numismagia que aprendió. Nada más y nada menos que un juego que se hace con una moneda de plata y una de cobre. Probablemente los magos ya sepáis a qué efecto me refiero, pero si aún no habéis caído tan sólo os digo que lo aprendió de la mano del “Rey de las cosas pequeñas” y de las palabrejas impronunciables: Luis Piedrahita. Nos hizo un juego que nos trasladó a una situación que parecía que ya habíamos vivido, pero no era así…

primer juego de magia

Segunda experiencia: Hipnosis con el público.

Con el título ya se dice todo, liada parda con gente hipnotizada. Adolfo pidió voluntarios para ser hipnotizados y evidentemente la mitad de la sala se puso en pié. Después de los test pertinentes, hubo 4 elegidos que pasaron al escenario para la parte más fuerte de la experiencia. No sin antes mostrarnos el efecto de su pistola del sueño o incluso algún “Petrificus totalus”. Con los 4 espectadores en el escenario, Adolfo empezó a jugar con sus nombres, los borró de su memoria y luego se los devolvió. Durante el proceso perdimos a una espectadora que no consiguió mantener a Frank fuera de su garita y salió del estado hipnótico. Con los tres que quedaron hizo una historia muy divertida. Una de las espectadoras se convirtió en una Reina Marciana, que había venido al planeta tierra de vacaciones. Pero claro sólo hablaba marciano. Así que tuvimos que buscar una interprete de marciano a signos y otro intérprete de signos a castellano. El resultado de la entrevista fue desternillante. ¿Sabíais que en Venus se bebe agua con moscatel y que son hermafroditas?

reina de venus

Tercera experiencia: El mundo en sus manos.

Al mas puro estilo “Scarface”, en el sentido de la frase, nada de montañas de polvo blanco ni metralletas. Una bola del mundo fue saltando de una parte a otra de la sala hasta que cayó en manos de un joven, el cual nos confesó que la geografía no había sido su fuerte, y tenía razón.

Se hizo una predicción y después de darle muchas vueltas al mundo, eliminar países, etc. coincidió. Pero viendo lo que os he estado contando estos días puede parecer un efecto no digno de Adolfo. Pues no. Porque no sólo adivinó el país que sería seleccionado. Además fijó una hora aleatoria en su reloj de manecillas, lo dejó en las manos del espectador y fue él mismo quien dijo la hora que saldría el vuelo hacia su país de destino. ¡La hora coincidió al milímetro! 18:35 ni 34 ni 36. 35 justos. Alucinante.

Como íbamos bien de tiempo, una espontánea pidió repetir el ritual vudú, pero cuando se dio cuenta que le tenían que clavar una aguja se echó atrás. Así que acabamos el show con la experiencia del vinagre. Salió una chica y la verdad es que aun no puedo entender como un vaso de vinagre (comprobado por mí mismo) puede llegar a tener el sabor de la malta (una bebida típica de Sudamérica).

Hasta la fecha ha sido el mejor mentalimpro que he visto. Con mucho ritmo, ameno y divertido. No digo que los otros no lo fueran, pero este es el que mejor sabor de boca me ha dejado.

A ver qué nos enseña Adolfo el próximo día, que si no estoy mal informado será el día 4-5-19 en la sala Barts de Barcelona. Os dejo el link para que podáis comprar entradas.

Nada más, sólo recordaros que os podéis suscribir al newsletter pinchando aquí (además si lo hacéis os mandaré un regalito por mail).

Y que espero que compartáis esta entrada, y todas las demás, en vuestras redes sociales. Si queréis enviarme mensajes o vuestras opiniones al respecto podéis dejarlas en el cajetín de más abajo o hacérmelas llegar por mis redes sociales (Instagram, Facebook y Twitter)

Hasta cuando queráis.

K.

Comentarios

    Mª Àngels

    (abril 29, 2019 - 7:55 am)

    Hola, creo que los proximos espectaculos son el 4, 11, 16.
    Es un CRACK

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *