La mujer del Mago

¿Cómo es ser la mujer de un Mago? Para mí la respuesta y el adjetivo más acertado sería “incomparable”.

La mujer que acompaña al mago (en mi caso, dedicado por afición) tiene un papel silencioso pero muy decisivo. Somos el apoyo para las prácticas, las dudas y los ensayos. Ayudamos a preparar los números, a “no te olvides nada en la maleta”, “¿has preparado la música?”, a escoger carta y calmar los nervios antes de una actuación. 

Además, vuestro hogar nunca vuelve a ser lo que era: sin darte cuenta te acostumbras a convivir con bolitas de esponja de colores, estuches de cartas y monedas por todas partes. Cualquier momento y día es bueno para estar practicando mezclas o deslizando monedas entre los dedos. 

De repente, nombres como Joaquín Matas o Paloma Bravo empiezan a salir en las conversaciones y te encuentras escuchando montones de cosas buenas de profesionales de la magia a los que admira y de los que le gustaría aprender.

Pero no todo queda en casa porque cuando viajas, la parada a las tiendas de magia es obligada. La Tannen’s de Nueva York o la Davenport’s en Londres son algunas de las que hemos podido visitar.

No puedo recordar exactamente el primer espectáculo de magia que vimos juntos, pero sí hay momentos que se han quedado grabados en mi memoria. 

Uno de los más antiguos fue el verano que fuimos a ver a Nano Márquez en el barrio de Gràcia. Desde entonces, no hay vez que escuche “Espectáculo” de Iván Ferreiro y no piense en ese momento. 

Mi primera vez con el mentalismo fue viendo a Lluís Pardo. Cometí el error de sentarme junto al pasillo y me tocó ayudarle, por suerte no tuve que tragar cuchillas así que sólo adivinó mis pensamientos. 

mi mujer y yo

A Tamariz lo he visto 2 o 3 veces en directo… qué decir, es un clásico. Te engaña delante de tus narices y aún así parece que ha sido por casualidad. Él, su gesto violín y su Consuelo son míticos.

La familia de Un Mago en tu Vida son eso precisamente, una familia mágica. Ismael, Xavi, Jaime y Jordi son grandísimos magos y mejores personas. Ellos precisamente le hicieron un rinconcito y le dieron la oportunidad de estrenarse con un número propio en su show. Ese día no lo olvidaré nunca.

Precisamente un viernes en otro show de Un Mago en tu Vida tuve la suerte de conocer a Gabi Pareras. Me sacó a escena para un número con cartas y estaba tan nerviosa que parecía que el truco lo tenía que hacer yo. 

Cuando tengo la oportunidad de acompañarlo a sus propias actuaciones, lo que más me gusta ver son las reacciones de los espectadores, esas caras de incredulidad y sorpresa. ¿Y qué decir si son niños? Es lo más bonito que hay, sus respuestas inocentes y espontáneas no tienen precio.

Mi percepción es que la comunidad mágica está llena de buena gente. Personas corrientes que comparten la ilusión de la magia e intercambian experiencias y consejos. Una hermandad no oficial y sin nombre que allá donde vayas se respira en el ambiente.

Ser la mujer de un Mago es difícil, pero ser Mago lo es más todavía. Espero que siga siendo así muchos años más.

M.

Sólo recordaros que os podéis suscribir al newsletter pinchando aquí (además si lo hacéis os mandaré un regalito por mail).

Y que espero que compartáis esta entrada, y todas las demás, en vuestras redes sociales. Si queréis enviarme mensajes o vuestras opiniones al respecto podéis dejarlas en el cajetín de más abajo o hacérmelas llegar por mis redes sociales (Instagram, Facebook y Twitter)

Hasta cuando queráis.

K.

Magia con K Autor

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *